Signos

Signos que son difíciles de amar y además no se enamoran con facilidad

Estos signos disfrutan de la soledad y están a gusto sin tener una pareja. En esta nota te contamos cuáles son y sus motivos.
martes, 30 de marzo de 2021 · 17:30

Existen personas que desean enamorarse y que disfrutan plenamente del sentimiento y el amor. Sin embargo, no todos son iguales y hay quienes, por el contrario, buscan la soledad como un estado ideal de vida. Es por esto que huyen de las relaciones estableces y son más complicados a la hora de formalizar y encontrar pareja. En el siguiente ranking te contamos cuáles son esos signos. 

Géminis:

Es un signo dual, lo que hace que sea una persona cambiante e indecisa. Este signo de aire exige mucha paciencia porque es complejo comprender su estado de animo. A veces esta de perfecto humor, otras no tanto y por eso muchas veces prefiere la soledad. 

Géminis es uno de los pocos signos que se divierte con su propia mente, es lo único que le basta para sentir que se encuentra pleno, no necesita una pareja. Por esto, si llegas a la vida de un géminis asegúrate de ofrecer algo extraordinario de lo contrario pasarás sin pena ni gloria. 

Capricornio: 

Es un signo al que le encanta mantenerse ocupado y realizando mil cosas. Un capricornio siempre pondrá como prioridad sus actividades, responsabilidades y hasta pasatiempos por lo que una pareja deberá encajar muy bien en estos agitados planes. Además suele ser muy exigente lo que lo convierte en uno de los signos más complejos para amar. 

Por otra parte, estar tan enfocado en sus aspectos profesionales lo vuelven desinteresado de una pareja, no lo pondrá como sus prioridades. Esta signo alcanza satisfacción demostrándose a sí mismo las barreras que puede romper. 

Sagitario: 

Inquieto y fugaz, en un momento esta pero al otro desaparece. Sagitario esta en el podio de los signos más difíciles de comprender. Además es muy cambiante con sus ideas y visiones. Un día puede demostrar ser la persona más enamorada del mundo pero al día siguiente (sin exagerar) decidió que prefiere estar solo o sola. 

Le cuesta comprometerse porque no renunciará de forma sencilla a una agitada vida social. Sólo amará cuando encuentra a la persona que no quiera amarrarlo sino correr a su lado.