Geraldine Bazán

Geraldine Bazán podría testificar contra Gabriel Soto e Irina Baeva

La actriz y ex esposa de Soto, Geraldine Bazán podría ser llamada a declarar para el juicio que enfrenta a la pareja contra la conductora peruana Laura Bozzo.
miércoles, 28 de abril de 2021 · 19:30

Continúa el conflicto entre Gabriel Soto e Irina Baeva contra Laura Bozzo. La pareja demandó a la presentadora peruana por daños y prejuicios luego de que esta se despachara hablando mal de ambos en un programa de televisión y llamara 'robamaridos' a la pareja de Soto. 

Hace unos días se dio a conocer que finalmente los famosos no irán a una conciliación sino que se dará paso al proceso legal para determinar la culpabilidad de Bozzo y cómo perjudicaron sus fuertes palabras en la carrera de los actores. Hace unos días el abogado defensor de Soto y Baeva sostuvo que de de ganar, la conductora tendrá de dejar un millón y medio de pesos, una cifra que podría repartirse entre la pareja. 

Pero al escándalo se suma una figura importante. Se trata de la ex pareja de Gabriel Soto, la actriz Geraldine Bazán, quién según el abogado de Bozzo podría ser citada a declarar ante la justicia. Al parecer el testimonio de Bazán resulta fundamental para poder esclarecer el caso. 

La razón por la que Geraldine podría ser requerida es para hablar sobre como ellos cedieron a su vida privada en su divorcio y cómo este hecho se volvió público. En caso de ser citada, entonces no podría negarse y tendría que dar su versión de los hechos.  Además el letrado que defiende a la peruana agregó que no se busca dañar a Geraldine, ya que es una persona que se encuentra por fuera de la contienda legal, pero sí que se valorará lo que ella pueda aportar al caso. 

Por otra parte el abogado de Soto y Baeva sostuvo que la pareja esta dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias para ser compensada por daño moral. La reparación sólo puede ser económica, ya que advirtieron que no se conformarán con una disculpa pública. 

Sin embargo, la defensa de Bozzo continúa firme en su decisión de defender la opinión y libertad de expresión de su cliente alegando que no existió un acción que los perjudicara y que además no tienen pruebas para demostrar que la imagen de padre de familia de Gabriel Soto se vio dañada por sus declaraciones. 

Otras Noticias