Curiosidades

El primer lujo que se compró Steve Jobs cuando logró convertirse en multimillonario

Ya tenía todo el dinero del mundo y le ofrecieron hasta un avión privado, lo único en lo que se gastó su dinero fue en algo que lo inspiró, luego de eso lo cambiaba cada cinco meses
jueves, 13 de agosto de 2020 · 12:30

El creador y fundador de Apple, Steve Jobs, fue uno de los personajes que cambió la forma de ver al mundo y desde su cochera creo una de las empresas multimillonarias que hoy dominan a tal punto que son referentes de tecnología cada vez que presentan un nuevo producto.

Steve Jobs fue una persona con una mentalidad diferente, más allá de las denuncias de mal trato a sus colaboradores siempre su forma de pensar y su capacidad para distorsionar el campo de la realidad le permitieron hacer cosas que para su época parecían imposibles.

En Silicon Valley se dio lugar a la empresa de tecnología más grande del planeta que hoy cuesta 821 mil millones de dólares, en sus inicios, Steve Jobs y su socio y cerebro en la parte tecnológica, Steve Wozniak tuvieron que endeudarse y vender lo poco que tenían para entregar el primer pedido de 50 computadoras Apple I, a partir de allí nunca pararon.

Steve Jobs llegó a tener una fortuna de 10 mil millones de dólares antes de su temprano fallecimiento debido al cáncer, tenía 5.500 millones de acciones en Apple y el 7.3% de las acciones de Disney, era evidente que el dinero no le iba a faltar por el resto de su vida.

Pese a todo esto nunca tuvo una vida de lujos, era un hippie total y en sus inicios andaba en grandes reuniones corporativas sin bañarse por semanas y hasta descalzo, nunca le preocupó tener una vida llena de comodidades por el dinero, cuando logró dar el gran salto y conseguir que Apple cueste millones solo se gastó en un artículo.

La gente de marketing le pidió que cuide su imagen pues era a quien todos relacionaban con Apple, le dieron una avión privado que lo aceptó a regaña dientes y rechazó hasta tener guardaespaldas, prácticamente lo obligaron a tener una lujosa casa en un barrio exclusivo pero siempre la tuvo vacía, cuando hacía reuniones las personas se tenían que sentar en el piso.

Su única debilidad fue la marca que lo motivó a construir la primera Macintosh, los vehículos Porsche, unos ingenieros le dijeron que la nueva computadora personal debía ser como un auto Mercedes Benz pero esto molestó tanto a Steve Jobs que les dijo que su computadora debía ser como un Porsche, las curvas debían parecer las de este vehículo.

Cuando logró hacerse millonario lo único que se compró con su propio dinero y lo llevaba a todo lado fue aquel primer Porsche, pagó cerca de 50 mil dólares por él y siempre que podía lo presumía pues era su mayor orgullo, incluso hablaba más de él que de su propia hija Lisa.