Mascotas

¿Lo sabías? Estos son los 5 secretos que esconden tus gatos

Estos increíbles animales esconden algunas cuestiones que pocos saben al respecto.
miércoles, 17 de febrero de 2021 · 23:00

Aunque los perros son considerados los mejores amigos del hombre, los gatos también son una gran compañía. Sin embargo, esconden algunos secretos que pocos conocen al respecto. 

1- Los gatos pueden ser alérgicos a nosotros: Es frecuente escuchar a personas que son alérgicas a los gatos y padecen de congestión cada vez que uno de estos se acerca. Pero lo que pocos se imaginan es que estos animalitos también pueden ser alérgicos a nosotros. El humo del cigarro, la caspa, el polvo, entre otros elementos del medio casero, pueden provocar inflamaciones en sus vías respiratorias.

2-Su cerebro es más complejo que el de los perros: Varios estudios han determinado que los gatos cuentan con 300 millones de neuronas, a diferencia de las 160 millones que posee el cerebro del perro. Incluso, se ha llegado a decir que el cerebro de estas mascotas es mucho más parecido al de los humanos ya que pueden procesar información compleja. 

3-El ronroneo no indica siempre felicidad: Siempre que se escucha a uno de estos animalitos ronronear se dice que están felices y muy a gusto, pero esto no es así. Los gatos pueden emitir este sonido cuando se sienten enfermos, cuando las hembras están dando a luz como así también cuando intentan sanarse de alguna situación compleja. 

4-Aman la rutina: Aunque los gatos parecen muy desprendidos y no siguen ningún tipo de instrucciones, esto no es así ya que les gusta tener una rutina y seguir ciertos protocolos, por ejemplo, de limpieza. Como si esto fuera poco, los gatos pueden llegar a enfermarse si estas situaciones que les dan un marco a su vida, se rompen. 

5-Pasan la mitad de su vida limpiándose: Varios estudios han demostrado que los gatos pasan cerca del 30 y el 50 por ciento de su día lamiéndose. Si bien siempre se cree que es simplemente una situación para mostrarse limpios, hay algo más de fondo: este sistema estimula su circulación, los refresca y los mantiene libre de olores que puedan atraer a posibles depredadores.