Carmen Salinas

El día que estafaron a Carmen Salinas y la dejaron sin casa

La actriz se sinceró y reveló una anécdota muy triste que vivió justo después de ganar la lotería.
viernes, 2 de abril de 2021 · 17:30

Carmen Salinas tuvo un golpe de suerte el día que pudo ganarse la lotería mientras se encontraba haciendo un show de entretenimiento. Ocurrió un 24 de diciembre del año 1966 cuando consiguió obtener el premio mayor por unos 350 mil pesos. En ese momento y sin dudarlo la actriz decidió comprarle a sus hijos una casa para que ellos no tuvieran que pagar una renta. 

Pues bien, lo que parecía un golpe de suerte terminó siendo un trago amargo para la actriz. Cuando al fin encontró la casa ideal para sus hijos se dirigió a una empresa de bienes raíces que le pidió que entregara el dinero en efectivo y a cambio sólo le dio un recibo. Desde ese momento la situación comenzó a ser sospechosa. 

Todo empeoró cuando Carmen Salinas recibió una llamada donde le pedían las escrituras de la casa y ella se percató de que no las tenía. Pues le dijeron que se las tendrían que haber dado en el momento en que ella pagó por la propiedad. Fue en ese entonces en el que se enteró que a la persona que recibió su dinero se había fugado. 

Además, el delincuente había operado de forma similar con otros actores y actrices y para colmo de males le quisieron cobrar de nuevo por la casa. Como ella alegó que ya había dado el dinero entonces los dueños reales le iniciaron una demanda que terminó en el juzgado donde se acordó que Carmen Salinas debería entregar el dinero. 

En ese momento, la actriz tuvo que recurrir a sus amigos del mundo del espectáculos que le prestaron el dinero. Sumado a que por fortuna tenía un proyecto de trabajo en puerta que le permitió cubrir el pago. Aquella historia fue tan traumática para Salinas que decidió contarla a través de su cuenta de Youtube. 

A través de la plataforma de videos recordó como el dinero que fácil llegó a sus manos, fácil se fue. A pesar de todo y que en definitiva terminó por pagar la casa, lo cierto es que pudo conservar la propiedad y dársela a sus hijos.