Películas

La terrorífica historia real que inspiró la película ‘El Conjuro 3’

Por Florencia Garcia

La terrorífica historia real que inspiró la película ‘El Conjuro 3’

La película se basó en un caso real que hizo historia en Estados Unidos ya que fue la primera vez que se presentó en una corta la posesión demoníaca como argumento de defensa. 

Síguenos enSíguenos en Google News

El Conjuro’ es otra una de las películas de terror que se suma a La Monja, Anabelle, entre otras. Todas estas cintas tienen como propósito recuperar lo paranormal para sembrar el terror en el corazón de la audiencia.

 

En la última entrega de la cinta la pareja se vio involucrada en un histórico juicio en los Estados Unidos en donde esta clase de eventos fue llevado a tribunales. ‘El Conjuro 3: The Evil made me do it’ trata sobre el caso de Arne Johnson en donde por primera vez se utilizó en una corte de Estados Unidos la posesión demoníaca como un argumento de defensa durante los años 80.

 

La historia verdadera se remonta al año 1981 cuando un hombre fue arrestado y procesado por asesinar a otro sujeto en un pleito de taberna. Hasta ese momento la policía lo consideró un crimen común hasta que la madre y la novia de Arne aseguraron que este se encontraba poseído.

 

Tras conocerse esta información el caso acaparó la información de los medios e incluso los Warren fueron relacionados con la muñeca Anabelle. La defensa declaró que Arne Johnson se encontraba poseído ya que había estado presente en varios exorcismos que le practicaron a David Glitz, el hermano de 11 años de la novia Jonhson.

 

Indicaron que el pequeño fue poseído por 43 demonios y que durante el ritual uno de ellos se transfirió al hombre. Incluso se decía que la Iglesia estaba al tanto de la posesión del niño pero cuando el juicio contra Arne salió las autoridades eclesiásticas decidieron mantenerse al margen, aunque en efecto un vocero confirmó que se había asignado un investigador para indagar sobre una posesión diabólica.

 

El argumento de la posesión demoníaca no prosperó y el juez lo calificó como irrelevante y carente de sustento científico por lo que se señaló que el crimen ocurrió en legítima defensa y Arne Johnson fue condenada a cumplir una condena de 20 años en prisión, aunque sólo pasó 5 ya que fue liberado por buena conducta.

Temas


Más noticias