Sherlock Holmes

Aplica esta regla de Sherlock Holmes para la memoria y no volverás a olvidar nada

El famoso detective Sherlock Holmes utilizaba una técnica griega para no olvidarse de nada y poder resolver grandes misterios.
miércoles, 17 de marzo de 2021 · 16:30

No hay duda alguna de que uno de los mejores detectives de todos los tiempos es Sherlock Holmes. El hombre podía resolver increíbles misterios gracias a su capacidad y el don de ver pistas y rastros donde otros no podían. Además cuenta con una memoria fotográfica que lo hacía poner atención minuciosa en cada uno de los detalles de una escena. 

En el siguiente artículo te contamos que hacía uno de los grandes genio de la literatura para poder resolver las interrogantes que se le presentan. El truco es muy sencillo y se llama Palacio Mental. Se trata de una técnica que ya era utilizada por los griegos y consiste en concentrarse en una imagen y hacer un recorrido por los elementos que no se ven a simple vista. 

Con esto se puede tener una mayor claridad y así no se deja pasar algo que en principio pudo haber sido desapercibido. Esto es clave para llegar a fondo y resolver un asunto en cuestión. Pero no es algo que sólo utiliza el investigador británico sino son varias las personas exitosas que aplican la regla. 

Otro ejemplo de una serie en donde se ha podido ver este tipo de método en acción es Gambito de Dama. Beth Harmon la utiliza de forma constante para recordar partidas de ajedrez y los movimientos de cada tablero. Así ha conseguido ganar en difíciles contiendas contra retadores realmente terribles. 

Pero el Palacio Mental no es sólo para resolver grandes crímenes o juegos de ajedrez en campeonatos mundiales, también puede utilizarse para recordar los pendientes o las actividades que se tienen durante el día, una lista de compras o incluso un examen. Para ello debes trasportar tu mente en un lugar que conozcas bien. 

Una vez que lo hayas elegido asigna cada elemento de la lista a las diferentes habitaciones de el lugar escogido. La técnica es considerada eficaz a la hora de no olvidar nada y se requiere de práctica para llegar a un lugar como el de Sherlock Holmes.