Hollywood

Ranking de las películas más costosas de toda la historia

Te presentamos cuáles fueron las películas más caras de toda la historia de Hollywood. Por fortuna resultaron verdaderos éxitos de taquilla.
jueves, 22 de abril de 2021 · 17:30

No existe una mejor sensación que acudir a un cine a mirar una de las mejores producciones de todos los tiempos. Aunque es cierto que caro no es sinónimo de bueno, la lista de las siguientes películas que se consideran las más costosas de Hollywood resultaron ser cintas muy exitosas. Además hicieron que sus creadores ganaran millones de dólares superando significativamente la inversión inicial. 

El primer caso es para Avatar, la película más cara de la historia realizada por el director James Cameron. No es la primera vez que Camaron rompe esta récord puesto que ya lo había hecho en 1997 con Titanic. La película protagonizada por Leo Dicaprio costó más de 200 millones pero recaudó la impresionante cifra de 1.800 millones. 

El caso de Avatar es similar aunque la nueva película se dice que contó con un presupuesto de 350 millones de dólares y llevó más de 15 años terminarla. Habrá que ver si Cameron repite la misma fórmula. 

Piratas del Caribe: En el fin del Mundo

El segundo lugar aparece Cleopatra, la cual es considerada la película más cara de la historia según la prestigiosa revista Forbes. Se rodó en el año 1963 y Fox gastó unos 286,4 millones en hacerla. La cinta fue dirigida por Joseph L. Mamkiewicz y tuvo un rodaje un tanto conflictivo con retrasos, enfermedades, además de la poco amigable relación de Liz Taylor y Richard Burton. 

Piratas del Caribe: En el fin del Mundo costó unos 300 millones de dólares. El film tenía muchas ambiciones debido a las destinos exóticos que se mostraron. Además había que complacer al público con escenas de acción, efectos digitales y un lujoso reparto de grandes artistas. La buena noticia es que logró un éxito similar a su antecesora. 

Finalmente llega el turno de Harry Potter y el Misterio del Príncipe .Se calcula que hacerla llevó unos 250 millones de dólares. Lo cierto es que este precio dependía de dos variables. La primera era los tremendos costos de producción que siempre implicaron las películas de la Saga del Mago. Pero también, en cada film se debían aumentar los salarios de sus jóvenes protagonistas.